Operación Capicúa Capítulo II

Por : kapizan
En : Capítulo II, Novela Corta, Novelas, Operación Capicúa

2

Nave de la Confederación Intergaláctica de Planetas. Año de 1945 d. C.

En el interior de un amplio salón con paredes de cristal que dejan ver el espacio exterior, se encuentran reunidas ciento noventa y una parejas, conformadas por pleyadinos, kordelianos, orphirianos, damarkinos y representantes de otras razas anatómica y fisiológicamente similares a los pobladores de la Tierra. Todos están cómodamente instalados en sillas reclinables que se alinean como un foro, alrededor de un enorme círculo de cristal que, cual pantalla gigante, permite enfocar lugares específicos de la galaxia y observar imágenes de acciones ocurridas en cualquier época pasada o en tiempo real.
Frente a los asistentes, sentados en sus respectivos tronos, se hayan el maestro Rondek, soberano de Las Pléyadas y presidente del Consejo Supremo de la Confederación; con Gunter , rey de Ophir, vicepresidente del consejo a su derecha; y Zastov monarca de Kordelia, jefe de operaciones, a su izquierda. De repente, el maestro Rondek, se pone de pie y dirige a las parejas unas breves palabras para darles la bienvenida y felicitarlos por haber sido escogidos entre más de diez mil voluntarios que habían acudido a la convocatoria, entusiasmados por participar en la Operación Capicúa. A continuación, el Maestro Rondek levantó los brazos, los extendió sobre el círculo de cristal que se encendió para que los asistentes pudiesen apreciar lo que en ese momento estaba ocurriendo en el Planeta Azul. En pantalla, se fue acercando la imagen de la Tierra hasta que se pudo apreciar una ciudad sobre la cual volaba un rudimentario aparato aéreo, de cuyo vientre fue arrojado un objeto cilíndrico que hizo impacto en el centro de la ciudad levantando una enorme nube que cubrió por completo la pantalla. El maestro Rondek explicó:
— En este instante, según el calendario y el huso horario de los terrícolas, son las 08:15 de la mañana del lunes 6 de agosto de 1945, y el aparato que ustedes vieron es un bombardero estadounidense que acaba de lanzar sobre la cuidad de Hiroshima la primera bomba atómica construida por el hombre, causando más de ochenta mil muertes en un minuto. A ésta seguirá otra bomba, que pondrá fin a una guerra mundial, la segunda que ha ocurrido en ese planeta en menos de treinta años. Se espera que a este suceso le siga un período de tensiones bélicas, entre naciones que vivirán los próximos años bajo la amenaza de una conflagración atómica que podría destruir el planeta azul, tal como ha sucedido en otros planetas en ésta y otras galaxias. El Consejo Supremo sabe que el próximo 21 de junio de 1948 comenzará en la Tierra la era zodiacal de acuario, hecho éste que marcará la transición de ese planeta hacia un nivel evolutivo superior que permitirá a los sobrevivientes de múltiples eventos, que sucederán desde ahora hasta el año 2012, iniciar una convivencia armónica como fraternidad apta para formar parte de la Confederación Intergaláctica de planetas. Ahora bien, continuó Rondek, las 191 mujeres, de este grupo deberán abandonar sus cuerpos físicos para encarnar de padre y madre terrícolas, y nacer como tales el 21 de junio de 1948, cada una en la ciudad que escogieron en cada uno en los respectivos países que han venido estudiando.
Por su parte, los hombres permanecerán conformando un grupo especial de apoyo que sobrevolará durante los próximos años el planeta azul para cumplir misiones específicas que les serán comunicadas oportunamente, con excepción de Rakar, que tendrá a su cargo, a partir de 1969, la coordinación de un grupo de 10 ganimedianos que también nacerán en ese planeta como parte del plan general. Por razones de seguridad, las mujeres que nacerán en la Tierra mantendrán durante 44 años su conciencia trascendente adormecida; no así los ganimedianos, quienes conservarán la totalidad de su conciencia y sus capacidades mentales. Por último, debo advertirles que con ocasión del descubrimiento de la energía atómica en la Tierra, la otra fuerza, encabezada por los riguelianos, intensificará sus esfuerzos por apoderarse de este planeta que ofrece una variedad de especies animales y vegetales que no existen en Riguel; de hecho, tenemos información de que ellos comenzarán en los próximos años una serie de incursiones sobre el planeta azul para realizar experimentos genéticos con humanos y animales; además, sabemos que ya han logrado producir en el laboratorio riguelianos muy similares, al menos en apariencia, a los pobladores de la Tierra; también se ha sabido que la otra fuerza tiene previsto hacer pactos secretos con algunos líderes terrícolas, ofreciéndoles tecnología a cambio de facilidades para sus propios experimentos. El maestro Rondek hizo una breve pausa y le pidió al maestro Gunter que explicase a los asistentes la información que poseían sobre Riguel y los riguelianos. Gunter, un hombre rubicundo y fornido, como los habitantes de Ophir, de elevada estatura, barba y cabellos completamente blancos, ojos verdes y pómulos sobresalientes, se pone de pié y comienza su reporte en los siguientes términos:
― Riguel es un planeta habitado que orbita en una galaxia diferente a aquellas de las cuales provienen los planetas que conforman la Confederación Intergaláctica Espiral. A diferencia de los planetas de la Confederación ― cuyos habitantes ya han alcanzado, como mínimo, el nivel evolutivo de convivencia en fraternidad, o el grado de organización social en que ha desaparecido el concepto de propiedad individual, con un gobierno mundial unificado ―, los riguelianos, son gobernados por una junta militar dictatorial y despótica que mantiene esclavizada a la población y busca dominar otros planetas, comenzando con la Tierra, para apoderarse de una gran variedad de especies animales y vegetales que no existen en Riguel; sin embargo, este belicoso planeta, ha logrado un alto nivel de adelanto científico, muy superior al de la Tierra y casi tan bueno como el de los planetas de la Confederación. Gracias a esa capacidad científica y tecnológica, tanto los dirigentes como el ejército rigueliano y el cuerpo de científicos, han modificado en el laboratorio su composición genética y han logrado un aspecto similar al de los terrícolas y los demás pobladores de los planetas que integran la Confederación. Los riguelianos dominan algunas técnicas rudimentarias de radiestesia y telekinesia, pero debido a su baja evolución espiritual ― segundo nivel: predominio del ego, como en gran parte de la población terrícola ―, no han logrado desarrollar la telepatía, con lo cual se colocan en desventaja respecto a nosotros.

Gathacol.net