Operación Capicúa Capítulo V

Por : kapizan
En : Capítulo V, Novela Corta, Novelas, Operación Capicúa

4

Nave del Maestro Rondek, verano de 1981

Una mañana a mediados de julio, Rakar es teletransportado desde su cabaña en la ladera oriental de la peña de Juaica hasta el centro del salón de operaciones en el interior de la nave de comando del Consejo Supremo de la Confederación Intergaláctica. Allí le reciben el gran maestro Rondek y sus colegas Gunter y Zastov, alineados de pié frente a una mesa de conferencias equipada con una pantalla plana de forma rectangular. Una vez que la figura del comandante Rakar se ha materializado, los tres jerarcas se aproximan a él y le dan una cálida bienvenida con sendos abrazos. Con un gesto, el maestro Rondek les indica a los presentes que tomen asiento en torno a la mesa y sin más preámbulos, oprime un botón que activa la pantalla y todos pueden apreciar con nitidez la escena del crimen con un primer plano del cadáver de Monique atravesado por el obelisco de mármol.

― El cadáver que aparece en la pantalla ― comienza diciendo Rondek ― pertenece a Rina, una joven ophiriana, del grupo de las elegidas para la Operación Capicúa, que respondía al nombre de Monique Leblanc. Hemos identificado al autor como Kirog, uno de los secuaces de Dimag el jefe de los riguelianos infiltrados en la tierra ―. Dicho esto, se vuelve hacia el jefe de operaciones y le pide que ponga al tanto a Rakar sobre la información obtenida por el servicio de inteligencia de la Confederación. Zastov inicia su explicación en los siguientes términos:

― A comienzos de los años 40 del calendario terrícola, cuando en el planeta azul se descubrió la energía atómica y comenzó a aplicarse con fines bélicos, los riguelianos vieron su oportunidad de emprender acciones en la Tierra y enviaron una nave espacial con un grupo de militares y científicos de la élite que habían logrado adquirir la apariencia humana. Desde entonces, la nave estableció un laboratorio submarino en el Océano Atlántico a la altura del Polo Norte y ha logrado infiltrar con sus agentes ― de ambos sexos ―, a varios gobiernos corruptos, interesados en adquirir tecnología a cambio de permitirles la realización de experimentos genéticos con humanos y animales ―. Zastov hace una pausa y le pide a Gunter que explique lo referente a la nueva fisonomía de sus enemigos, mientras comienzan a aparecer en pantalla algunas imágenes de los infiltrados.

― Físicamente ― explica Gunter ―, los riguelianos tomaron la apariencia de ciudadanos de la China Continental, pues los experimentos científicos fueron realizados durante la revolución popular de ese país, cuando algunos científicos de la China comunista les facilitaron su ejecución a cambio de información para mejorar la capacidad atómica del ejército. Por alguna falla en el procedimiento, los riguelianos que mutaron su aspecto originalmente ofídico a humano quedaron con algunas características defectuosas: carecen de ombligo, son totalmente lampiños y calvos; por esto último, en sus operativos, tanto hombres como mujeres, deben usar peluca; otro punto, aparte de que no son telépatas, que favorece su identificación y los coloca en desventaja frente a los hombres y mujeres de la Operación Capicúa ―.

Concluida la explicación, el maestro Rondek puntualiza:
― Comandante Rakar, se aproxima el primer encuentro con Anayana y los riguelianos comenzaran su persecución para eliminarla antes de la siguiente fase en 1991. Debe extremar las medidas de seguridad y preparar a sus discípulos ganimedianos para sortear con éxito cualquier interferencia ―. Rondek hace una pausa se pone de pié coloca la mano derecha sobre el hombro de Rakar y agrega:
― Que la energía de los antepasados lo ilumine y lo proteja. Puede regresar a la tierra ―.
― Se hará como ordene maestro ― contesta Rakar en tono firme; inclina tres veces la cabeza en señal de respeto a los tres jerarcas y hace un saludo protocolario cruzando el brazo derecho sobre el pecho; acto seguido, su imagen se difumina para ser teletransportado de vuelta a la cabaña.

Gathacol.net