Operación Capicúa Capítulo VII

Por : kapizan
En : Capítulo VII, Novela Corta, Novelas, Operación Capicúa

4

Nueva Delhi, julio de 1981

El día de su primer encuentro con la periodista, el comandante Rakar ― disfrazado y conduciendo una camioneta Blazer ―, recogió a Kasak en su casa en la mañana para llevarlo a la escuela y prevenirlo sobre un peligro inminente:
― Los servicios de inteligencia de la confederación han detectado la presencia de riguelianos con aspecto de hombres y mujeres orientales calvos que pueden usar pelucas o barbas postizas. Esta tarde estaré frente al parque para recoger a Lorena y llevarla al aeropuerto pues se encuentra en serio peligro. Hace unos días, uno de ellos asesinó a Rina, una joven ophiriana nacida en París que respondía al nombre de Monique Leblanc. A partir de ahora estamos en alerta máxima seguiremos en comunicación telepática permanente, y con el proyector de rayos verdes activado.
A las cuatro de la tarde del lunes 20 de julio, Kasak sale de la escuela con intención de dirigirse al parque, a su segundo encuentro con Lorena. A pocos pasos de la puerta, se detiene y recorre la vista en un ángulo de 180°, escudriñando las inmediaciones del establecimiento, para verificar si el área está libre de peligro. Observa que a media cuadra, en dirección a la avenida que desemboca en el parque, se encuentra la camioneta con el motor apagado y Rakar a bordo.
Al ver despejada el área, empieza a caminar hacia su destino, sobrepasa la camioneta de Rakar y a sus espaldas se abre una puerta de la que emerge una pareja de aparentes turistas chinos: él con pantalón y guayabera de lino, cubre su calva con una gorra deportiva y luce barba de candado; ella con shorts y camiseta, porta una cachucha y lleva la peluca recogida en cola de caballo.

― Te siguen Kasak ― le advierte telepáticamente Rakar que ve a la pareja reflejada en el espejo retrovisor; y le ordena ―: regresa con calma sobre tus pasos, sobrepásalos y echa a correr hacia el mercado. Escabúllete entre la gente, entrégale el sobre a Lorena. Yo estaré en el parque para protegerla.

Gathacol.net