Operación Capicúa Capítulo XIII

Por : kapizan
En : Capítulo XIII, Novela Corta, Novelas, Operación Capicúa

4

AILIA

Investigando para mi libro había viajado a las islas griegas, a mitad del verano de 1984 y como a los tres días de haber llegado recibí la orden telepática de tomar un vuelo rumbo a Florencia en donde me entrevistaría con Ailia, que respondía al nombre de Sofía Benedetti y era el siguiente contacto en la lista de Kasak. El vuelo salió puntual, a las diez y treinta de la mañana; cuando se apagaron las luces de la cabina autorizando soltar los cinturones de seguridad, una jovencita que se encontraba dos puestos detrás del mío se puso de pie y se acercó a mi silla:
― Hola Lorena ― dijo con naturalidad como si nos conociéramos de toda la vida, se sentó a mi lado y en español perfecto con un ligerísimo acento italiano se identificó ―: soy Sofía y me encargaré, cuando lleguemos a Florencia de explicarte mis funciones como instructora, que seré de los niños capicúa en todos los aspectos relacionados con el arte ―. Ailia, era una joven quinceañera, esbelta, de tez blanca, con diminutas pecas sobre la nariz, pelo rubio cogido en cola de caballo y expresivos ojos verdes, sombreados por largas pestañas y muy bien delineadas cejas; vestía un pantalón café oscuro de lino, una blusa blanca de algodón y portaba una pequeña cartera del mismo color del pantalón.

Durante el viaje, Ailia sacó una libreta y comenzó a dibujar un escudo, que según me dijo era el símbolo de la Operación Capicúa. Mientras hacía los trazos me fue explicando el significado de sus componentes:
― Esta es una cruz gamada dextrógira ― me aclaró ―. Se diferencia del símbolo nazi que es levógiro en su sentido rúnico ― repisó con el lápiz la cruz mientras me decía ―: Como seguramente sabes una runa es una inscripción hallada en una roca y con un sentido simbólico entre los antiguos celtas. Cuando la cruz gira hacia la derecha significa evolución y cuando gira hacia la izquierda significa destrucción. Los nazis la recibieron con este último sentido y girando hacia la izquierda. Los resultados, la humanidad los conoce. Cósmicamente la fuerza de esta runa como símbolo es muy potente; por ello en la era que se aproxima el símbolo girará hacia la derecha, en el sentido evolutivo y de crecimiento que requiere la humanidad.

A continuación encerró la cruz en el interior hexagonal del símbolo comúnmente conocido como “Estrella de David” sobre cuyo significado cósmico me dijo:
― Esta estrella representa la unión de dos triángulos; uno superior que corresponde a la Tríada Sagrada que desciende hacia la humanidad y uno inferior que representa a la humanidad en su ascenso hacia la Tríada Divina. Ambas se juntan en el centro para formar la estrella sagrada.

En ese momento anunciaron el próximo aterrizaje en el aeropuerto de Roma en donde el vuelo haría una escala corta para continuar hacia Florencia. De su cartera, Ailia extrajo y me entregó un pasaje aéreo, diez billetes de cien dólares, unas gafas oscuras de marco grande y me indicó:
― El maestro Rakar me ha ordenado que desembarques en Roma y vueles hasta París en Air France. Según me informó hay una concentración de riguelianos en Florencia que te busca para secuestrarte o eliminarte. Ponte las gafas y una pañoleta para disimular tu aspecto.
― ¿Por qué me persiguen específicamente a mí? ― pregunté entre intrigada y asustada.
― Tú eres la más importante de las 191 mujeres elegidas. Tu origen, como el nuestro es extraterrestre. Por ahora no estoy autorizada para darte mayor información ―. Acto seguido deslizó en mi mano un medallón de platino con el escudo de la operación capicúa en alto relieve.

Completamente anonadada por la revelación, no tuve mas remedio que bajar del avión, indicarle a la azafata que descendía en ese puerto, y dirigirme al mostrador de Air France.

Gathacol.net