Del Manuscrito de Anibal Argüello

Posted on : 30-01-2012 | By : kapizan | In : Novelas, Prefacio, Punto de Quiebre

2

De mi padre aprendí que la historia es una cabalgata incontenible tras el tiempo que avanza al galope por los días, al trote por los años y al paso por los siglos. Quienes la escriben, deben regresar a pié por los senderos que otros recorrieron, buscando las huellas, los hitos y los rastros que fueron dejando como testimonio de su aporte, bueno o malo para el futuro de sus pueblos, aquellos hombres y mujeres que en su momento se sintieron impelidos a marcar el rumbo de sus naciones

Habiendo sido testigo de excepción en los acontecimientos que han conmovido a Nicaragua desde el comienzo de éste año que termina, me he impuesto la tarea de registrar no solo los sucesos sino mi visión personal y mi propio análisis antes de que se diluya la espuma de los hechos cumplidos y se puedan ver con proyección de futuro sus consecuencias. A partir de éste momento procuraré narrar la historia viva de mi país con la autoridad moral que me proporciona el simple hecho de ser un patriota nicaragüense.

Como preámbulo, me atrevo a sentenciar que 1978 marcará un hito en la historia contemporánea de mi país. Estoy convencido de que será visto por la próxima generación de mis compatriotas como el año en que se inició la irremediable caída de la dinastía Somoza; y por los historiadores del próximo milenio, inclinados a bautizar los períodos notables, como el año del Punto de Quiebre en el agitado devenir nicaragüense a lo largo de esta centuria.

Aníbal Argüello Arce
Miami, diciembre de 1978

HASTA SIEMPRE

No temas, no es la muerte es la vida
No temas, no es dolor ni melancolía
Son los pasos en compás de los ritmos
Son las voces encendidas sin delirios

Tan sólo somos el amor

Tan sólo somos el amor

No temas, no es el tiempo son los momentos
No temas, no es casualidad ni los recuerdos
Son nuestras historias viviendo en presente
Es un punto de partida, hasta siempre

Tan sólo son las alas del amor

Tan sólo son las alas del amor

No temas, no hay final, hay vida
Que dirá aun sin el cuerpo que es mía

Bailemos tu sonrisa
Cantemos hasta siempre
Cantemos tu sonrisa
Bailemos hasta siempre

No temas, no es un adiós
No temas, no es una canción
Sólo son las cenizas eternas,
De las alas del amor

Hasta siempre

Hasta siempre

Hasta siempre

M. BLANCO

2 Comentarios

¡No sabía que también eras poeta! Felicitaciones.
Don G.

Gracias Don Guillermo, por tu amable opinión que inmerecidamente, me sitúa como poeta.
Un abrazo

Dejar comentario

Gathacol.net