La cita

Posted on : 22-04-2013 | By : kapizan | In : Cuentos, Desde la Tradición Oral

12

El bus repleto de pasajeros completaba más de veinte minutos detenido en mitad de un embotellamiento de tráfico causado por un accidente. La preocupación era cada vez más notoria en el rostro surcado de arrugas y en los ojos vivaces del anciano, que apretaba en sus curtidas manos un manojo de rosas rojas y echaba angustiosas miradas al antiguo reloj de oro que guardaba en un bolsillo del chaleco, pendiente de una gruesa leontina, como testimonio de épocas mejores diluidas en el tiempo pero celosamente guardadas en la mente lúcida y nostálgica del viejo. Tras la enésima mirada al reloj, movió la cabeza con desesperanza y murmuró en voz baja:

― ¡Dios mío llegaré tarde!

La joven desconocida que se sentaba a su lado, quiso entablar conversación para alejar al anciano de su notoria angustia y en tono amable le preguntó:

― ¿Vas muy lejos abuelo?

― Voy al hogar geriátrico de la Avenida Roosevelt, pero no llegaré a tiempo para almorzar con mi esposa como hago todos los días; lo que pasa es que hoy es su cumpleaños y con este tráfico no alcanzaré a llegar a tiempo ―. Respondió el anciano con tono de frustración.

― No se preocupe abuelo, con esas rosas tan bellas que le lleva, no creo que se moleste si usted llega un poco tarde ―. Replicó la chica.
El anciano sonrió con tristeza, miró a los ojos de la joven y le contó:

― Hace diez años que Liz sufre de alzhéimer; sin embargo, desde que está en el geriátrico todos los días la visito y almorzamos juntos, pero ya hace cinco años que no me reconoce, no sabe quién soy.

― Y a pesar de que ella no sabe quién es usted ¿sigue visitándola a diario?
El anciano suspiró profundamente, volvió a ver a su acompañante, nuevamente sonrió y con una lógica contundente, que conmovió a la chica, respondió:

― Ella no sabe quién soy yo, pero yo aún se quién es ella.

12 Comentarios

Mierda pacho..está historia me estremeció el alma,me arrugó el corazón y se me aguaron los ojos..que cosa tan hermosa y sublime que nos llena de nobles sentimientos hacia nuestro ser amado.Gracias brother por esta lección.

Me alegra que te hubiese gustado esa maravillosa lección de amor. Gracias por tu fidelidad como lector y por tus comentarios.Un abrazo.

Lindo el cuento mi querido Kapi, felicitaciones. Por eso espero tu aporte semanal a mi imaginación.

Gracias Juancho por tu comentario; espero que tu salud siga mejorando. Un abrazo

Muy bonito, Capi. Es una gran prueba de amor y tal vez una lección para los jóvenes. Independientemente de lo que piensen los demás, lo importantes es lo que pensamos nosotros… Un abrazo, Don G.

Gracias Don Guillermo por tu acertado comentario. Un abrazo.

Muy bella historia, Capi. “Visitarla a diario”, “llegar a tiempo”, “cumplir la cita”, seguir siendo él, lo único que cuenta para quien no espera nada a cambio.

Me deja pensando.

JCB

Gracias mi querido filósofo por la visita y el comentario. Un abrazo.

Me llegó al alma… tú sabes por qué…

Gracias por la visita y la lectura mi querido Luis Hernando.En el proceso de armar este cuento pensé mucho en la situación que estás viviendo y manejando con un amor inconmensurable.

Hermoso cuento Kapizan para enseñarnos el crecimiento interior que tenemos cuando nos desprendemos de nosotros mismos para dar lo mejor a los demás en forma desinteresada. Abrazos.

Mil gracias mi querido Chele por tu acertado comentario.Un abrazo

Dejar comentario

Gathacol.net