La leyenda de la Walhalla

Posted on : 22-05-2010 | By : kapizan | In : Cuentos, Cuentos Breves

9

Hace más de cuatro mil años, en el territorio europeo de los celtas, habitaba una raza de intrépidos guerreros, altos, atléticos, fornidos, de cabello rubio, nariz recta y límpida mirada azul en ojos penetrantes y hermosos. Cuando iban a la guerra por amor a su tierra, a su cultura y a sus tradiciones, anhelaban morir en combate para obtener el premio prometido por los dioses de encontrar el walhalla, paraíso reservado a los valientes. Allí, hermosas deidades ― las Walquirias ― restañarían sus heridas y atenderían todos sus deseos, manteniendo siempre en sus manos una walhalla primorosamente moldeada en arcilla, llena de hidromiel, de vino o de cerveza.
En ardoroso combate, luchando por sus ideales, pereció Sigar el amante de Nélyda. Al llegar al paraíso, el héroe fue triunfalmente recibido por la Walquirias que curaron sus heridas y tranquilizaron su espíritu, pero no pudieron borrar de su valiente corazón el recuerdo de su amada.
Conmovidas las Walquirias por la pureza del amor del paladín, acordaron pedir a los dioses siete años más de vida para éste valeroso soldado, en el mundo de las formas, los sentimientos y las pasiones. Decidieron entonces los dioses, que Sigar reviviese y retornase a su patria, brindándole la oportunidad de disfrutar del dulce amor que le ofrecería su amada. Por aparte, las Walquirias conspiraron para que el guerrero llevara al mundo un presente del más allá: una hermosa copa de arcilla, una walhalla, e instruyeron al valiente sobre como habría de entregar el presente a la hermosa Nélyda.
El campo de batalla, cubierto de cuerpos inertes, se agitó, se estremeció, cuando Sigar se irguió en sus poderosas piernas, elevó la mirada al cielo empuñando la walhalla, expresó su gratitud a los dioses, montó a caballo y partió al galope al encuentro con la realidad de su amor. Al llegar, se dirigió a los aposentos de su amada que dormía plácidamente; la despertó con cálido y tierno beso y sin dejarla pronunciar palabra, con voz entrecortada por la emoción del encuentro, le dijo:
— He traído para ti desde el más allá una walhalla, recíbela como símbolo de mi amor y como emblema de la felicidad, la paz y la armonía. A partir de hoy ― agregó mientras la depositaba con delicadeza en sus níveas manos y la miraba intensamente a los ojos ― la usarás para recoger todas tus lágrimas, pero sólo aquellas, que como ahora, brotan provocadas por la felicidad. Cuando la copa se encuentre a medio llenar, completarás su contenido con vino blanco, lo beberás y saborearás entonces el elixir de la eterna juventud, que te llevará a comprender el significado del misterio de un lugar, que no es un lugar, de un tiempo que no es un tiempo. Comprenderás también, que las arenas se mueven porque permanecen inmóviles, que las rocas hablan porque guardan silencio y que las aves vuelan porque no oponen resistencia. Por último descubrirás, amada mía, que la vida es eterna, como eterno es el amor que me inspiras.

9 Comentarios

Remanticismo medioval puro,casto y bello como diria nuestro brigadier mayor Gonzalez Jovez,leer este hermoso y fascinante cuento al despertar el dia me recarga las pilas de mis fantasias.Gracias varón.

Bella y sorprendente historia de amor… más allá de las veleidades terrenales.. Gracias viejo Capi

Me acuerdo Capi de esta linda historia que un día hace tiempo me regalaste, gracias por sorprenderme de nuevo.
un abrazo

Gracias Daniella por tu lindo mensaje. Tu belleza es similar a la de las Walquirias que inspiraron mi cuento. Un abrazo

QUE BUENA HISTORIA CAPI FELICITACIONES
GRACIAS POR COMPARTIRLA CON NOSOTROS

Gracias por la visita y la lectura apreciado julián. Me alegra que te hubiese gustado. Un abrazo

El amor prolonga la vida… hace milagros… profundiza el entendimiento… Muy bonito Don Capi. En pocas líneas sintetizás tu mensaje… ¡Excelente!
Un abrazo, Don G.

Tan hermoso cuento, amén de profundo, que ya lo estoy subiendo a mi blog.

Este mensaje debe llegar al corazón de todos los humanos.

Felicidades, sabio Capi

Es un honor que mis escritos figuren en tu blog siempre cargado de de sapiencia e interesantes temas. Un abrazo mi querido Luis

Dejar comentario

Gathacol.net