Luces de amor en Jiloá

Posted on : 18-06-2012 | By : kapizan | In : Cuentos, Encuentros de Almas Gemelas

6

El viento de agosto acariciaba suavemente la superficie del lago, rizando las aguas y dándoles vida. El olor peculiar de la vegetación tropical estimulaba los sentidos, imprimiendo sensualidad al idílico paisaje que se iba sumiendo lentamente en la penumbra, en medio de los rojizos trazos con que el sol poniente se despedía, bordeando las nubes con un tono dorado que se desvanecía en preciosos arreboles de color violeta.

Al caer la noche, el azul oscuro del cielo se confundía con el azul oscuro del agua, como si fueran dos láminas: una plana y rizada; cóncava, lisa y bruñida la otra. El joven Adrián elevó su mirada a la bóveda celeste, aproximó a su pecho el tibio cuerpo de Mariana y le dijo:
— Pronto saldrá la luna y tendremos luz y viento suficientes para recorrer el lago en el bote de vela, voy a prepararlo ― agregó besándola en los labios y alejándose hacia la orilla con paso seguro, seguido por la amorosa mirada de ella.

A media noche, el bote se encontraba en la mitad del lago y la luna llena en la mitad del cielo. Adrián había plegado la vela y la embarcación navegaba a la deriva. Los dos cuerpos desnudos se unieron lentamente, sintiéndose transportados a un mundo diferente, sin tiempo y sin espacio.

La comunión de los dos cuerpos se prolongó por el resto de la noche. Al rayar el alba, se separaron, izaron la vela y regresaron a la orilla sumidos en un profundo pero comunicativo silencio. No necesitaban decirse que se amaban, lo sentían, lo habían vivido y sabían que la hermosa expresión de amor, con la naturaleza y la luna como testigos, era más que suficiente para confirmar su condición de almas gemelas. No era enamoramiento, pues ambos lo habían experimentado con anterioridad, ni era amor terreno. Era un amor indestructible, imperecedero, sublime; era el amor que como premio, Dios otorga a los seres que se acercan a El.

Al aproximarse a la orilla los dos cuerpos se proyectaban contra el firmamento, envueltos en un halo, en un aura luminosa, visible a los sencillos ojos de los lugareños que los saludaron con reverencia.
Desde entonces, el lago volcánico de Jiloá, en las afueras de Managua, fue testigo de los encuentros de amor de esta pareja; y aún hoy, cincuenta años después de su desaparición misteriosa, se asegura que en las noches de plenilunio en el centro del lago, se escucha el palpitar de sus corazones, y se puede ver el resplandeciente fulgor de sus siluetas entrelazadas.

6 Comentarios

Solo quién ha amado, con profundo sentimiento en la convicción de emular el amor, que se recibe y se siente, en el alma; de ese intangible, pero. real ser Supremo, puede describirlo como lo heces en este cuento. No me canso de Agradecer el inmerecido, privilegio de compartir tu trabajo. Saludos Ángela Ruiz

Recibir comentarios de una lectora como tú, que refleja su sensibilidad como persona y la pureza de sus sentimientos mediante un manejo impecable del castellano, resulta estimulante para un escritor como yo que encuentra placer en este oficio de poner en palabras lo que se ha vivido, se ha imaginado o se ha soñado. Gracias por tu fidelidad como lectora mi querida Luz Ángela. Abrazo fraterno.

Pacho: puedo pensar que tu imaginación, alucinante por cierto, nos lleva a ese Edén que dibujas con maestría, también, puedo creer en algo sacado del imaginario del país donde acumulaste tantos recuerdos, pero, de todas formas es un transporte hacia el ideal del amor con el paisaje azul de nuestros sueños. Como siempre, cada cuento tuyo es un canto de amor a la vida. Saludos. JUAN HERRERA G.

Mi querido Juancho:
Tus comentarios proviniendo de un consumado poeta carlarqueño, me estimulan y me inducen a no desfallecer en este ingrato oficio de escribidor.
Cordial abrazo.

Capi: me reincorporo a tu lista de lectores. No lo podía haber hecho en mejor ocasión que ésta. ¿Es un hermosos cuento, leyenda o debo decir “poema de amor en prosa”? Felicitaciones y un gran abrazo,
Guillermo

Mi querido Don Guillermo: Me alegra volver a contar con tus comentarios acertados y motivadores como siempre.
Cordial Abrazo

Dejar comentario

Gathacol.net