Operación Capicúa Capítulo XII

Posted on : 25-07-2011 | By : kapizan | In : Capítulo XII, Novela Corta, Novelas, Operación Capicúa

4

TESSET

Recuerdo que llegue por primera vez a la Argentina, en una agradable mañana de marzo. Una semana antes había recibido la invitación telepática para viajar a Bariloche. Al día siguiente de mi llegada, salí a dar una vuelta por el centro de la ciudad. Al caer la tarde, curioseaba en una tolda de baratijas y me sobresalté cuando un adolescente de tez blanca, nariz aguileña, pelo castaño oscuro ensortijado y ojos cafés, se me presentó, en español, con marcado acento argentino, como Tesset ― segundo en la lista de Kasak ―, y me invitó a dar una caminata hasta un restaurante cercano en donde podríamos hablar sin peligro de ser interceptados por los riguelianos.
Tesset me explicó que su función era enseñarme los detalles de la Operación Capicúa y que el tendría a su cargo el entrenamiento de los 191 niños ― concebidos y nacidos en 1991 ― sobre los niveles evolutivos; en ese sentido dijo:
―La formación de estos niños iniciará en el año 2002 a la edad de 11 años y se prolongará hasta el año 2022 para que, al cumplir los 33 años de edad, asuman los gobiernos de sus respectivos países y comiencen una transición gradual hacia la integración mundial, borrando las fronteras divisorias y depurando las instituciones para la nueva etapa, año 2035, en que el Planeta Tierra se constituirá en reino unificado y miembro de la Fraternidad Cósmica Universal.

Tesset me explicó que Rakar, el maestro director de su grupo, no era ganimediano, como ellos, sino pleyadino, y que como su civilización vivía en Las Pléyades bajo un sexto grado de organización social, poseía la sabiduría suficiente para orientarlos como asesor de quienes conducirán este planeta hacia ese cambio, que estaría precedido por una serie de catástrofes naturales, epidemias y guerras, que se extenderían hasta el año 2012. En esa fecha, los 191 jóvenes capicúa cumplirán 21 años y se iniciará para ellos la etapa en que comenzarán a escalar prominentes posiciones en sus respectivos países, hasta llegar a ocupar, a partir del año 2022, la primera magistratura en sus naciones; en esa etapa estarán asesorados permanentemente por los instructores ganimedianos.
Al preguntarle cuales eran las características propias de cada grado de organización social, adoptó un aire académico y me explicó:
― En la comunidad de primer grado un grupo de individuos hace un esfuerzo común por alcanzar una meta definida; en la actualidad esto se da en la tierra en juntas de acción comunal o cooperativas en las cuales la integración es escasa y el beneficio, recibido individualmente, no se comparte. En las comunidades de segundo grado, además de tener una meta común en el campo socioeconómico, las personas se unen para trabajar solidariamente en una misma organización social; como es el caso de las cooperativas de trabajo asociado en las que se requiere un cierto nivel de educación comunitaria y un manejo adecuado de las relaciones humanas. En la comunidad de tercer grado, además de los elementos del segundo grado, las personas comparten el alojamiento permanente dentro del mismo sistema de su organización; tal es el caso de las comunidades religiosas y de algunas familias que han logrado organizar una actividad común dentro de su espacio familiar ― Tesset hizo una pausa, tomó un sorbo de una bebida fría parecida a la avena que nos acababan de servir y prosiguió mientras yo garrapateaba apuntes sobre su explicación, pues las baterías de mi grabadora habían muerto:
― En la comunidad de cuarto grado opera un sistema de economía común, en el cual sus integrantes no manejan los medios económicos en forma individual para atender sus necesidades personales, sino que éstos se suplen por medio de un fondo común a disposición de las necesidades generales. Esta comunidad, para su buen funcionamiento, requiere de un manejo muy estricto de acuerdo con las leyes de la armonía; especialmente en las normas de integración, participación y beneficios, que dicen: “No debe beneficiarse quien no está integrado; sólo pueden integrarse los que sirven; sirve, quien hace todo lo que le corresponde aún antes de que se lo pidan”. En este grado de evolución comunitaria también se requiere un adecuado nivel de conciencia, en el uso racional y razonable de la economía y de los elementos y medios que están al servicio de las necesidades comunes. La comunidad de quinto grado integra todos los elementos del cuarto grado y, además, elimina el sistema de propiedad individual de los medios materiales de trabajo. En este sentido libera al ser humano de la esclavitud de las formas de propiedad y le inculca una gran responsabilidad hacia el respeto por el bien común. En la comunidad de sexto grado desaparece totalmente y en todo sentido el concepto de posesión, y florece en todo su esplendor la hermandad; principio éste que iguala totalmente a los miembros de la comunidad aún en la relación de parentesco, pues padres e hijos se convierten en hermanos.

4 Comentarios

Pancho,atino a pensar que vuestro amigo alfonso cano ha tomado la estrategia de entrenar niños como los pleyadinos para tomarse nuestro pais antes que Kasak y su combo.Excelente manual invasor..

Mi querido Lumylaba. Eres mi más fiel lector y eso constituye un orgullo para mi. Tus comentarios siempre han sido ingeniosos y a la vez motivadores. Mil Gracias.

Kapizán

Capi: 1) la visita a Bariloche fue con suerte. No tuvo que lidiar con las cenizas volcánicas que hubiese dejado alguna erupción del volcán Puyehue (creo éste es el nombre) en Chile, como sucedió hace poco; 2) la lectura de este capítulo me hizo recordar a Borges, quien decía algo así como que los nacionalismos eran una de las peores tragedias de la humanidad; y 3) ¿no habrá empezado ya el entrenamiento de los jóvenes hacia el gobierno mundial? El hijo del matrimonio Kirchner organizó La Cámpora, integrada por menores de 35 años, que han empezado a ocupar puestos públicos destacados y que son candidatos importantes en las muy próximas elecciones. ¡Todo puede ser!
Un abrazo, Guillermo

Muchas gracias Don Guillermo por tus comentarios siempre motivadores e ingeniosoa.Muy interesante lo que me cuentas sobre La Cámpora. Me parece que Borges tenía toda la razón respecto a los nacionalismos; este es un sentimiento muy facil de manipular por lideres inexcrupulosos. Espero que si algún día hacemos la película no tengamos que lidiar con problemas volcánicos.
Un abrazo.

Dejar comentario

Gathacol.net